Revista / Artículos

VIOLETA PARRA VIVE A TRAVÉS DE LA JOYERÍA

VIOLETA PARRA VIVE A TRAVÉS DE LA JOYERÍA

Publicado el 17 de Enero de 2018 en Artículos


El 2017 se cumplió el natalicio número 100 de Violeta Parra y fue homenajeada a través de la pintura, música, teatro, artesanía, entre otras variadas disciplinas, tan múltiples como lo era la artista chilena. La joyería no estuvo ausente.

Por: Andes Joya

Durante todo el pasado año fueron distintos homenajes los que se le rindieron a la recordada Violeta Parra tanto en Chile, su país natal, como en el mundo. Y es que a 100 años de que esta multidisciplinaria artista naciera, aún sus obras perduran ya sea en la memoria colectiva o en las exposiciones permanentes de las mismas.

La joyería no quedó indiferente a estos reconocimientos y es así como dos orfebres chilenas tomaron sus herramientas y crearon piezas que rememoran algunas de las obras más conocidas de Violeta Parra, llevándolas a broches y colgantes de diversos colores.

Los 12 años que Ángela Malhües lleva viviendo en Barcelona no la han separado de sus raíces chilenas y tampoco de su cultura. Diseñadora de interiores de profesión, desde 2012 que se dedica a la joyería estudiando en Escola d'art i disseny Llotja, en Barcelona, estudios que culminó en 2015.

 

Por su dedicación a este oficio y con motivo de una convocatoria para ser parte de Homi Fair Milano con Artistar Jewels, en Italia, Ángela crea una serie de joyas que celebran los 100 años del natalicio de Violeta Parra, colección a la que llamó “Las Caras de Violeta”.

“Las Caras de Violeta” consta de 2 collares, 4 broches y donde uno de los collares es también un broche. Con materiales reutilizados como cobre, alabastro y cuero, Ángela realiza sus joyas a las que además le añade plata y esmaltes vítreos. En sus piezas juega con las texturas esmaltadas, calados superpuestos y el traspaso de la luz en material como el alabastro; destacando en ellas sus colores suaves, pasteles y por reinterpretar obras de la cantautora chilena, donde va más allá de sus canciones. “No quería inspirarme en la música porque era demasiado obvio. Así que preferí el trabajo más gráfico de Violeta, sus telares, sus pinturas, sus colores, su textura”, comenta la joyera Ángela Malhües, quien tomó esta decisión luego de ver una exposición de la obra de la artista chilena en el Centro Cultural La Moneda en Santiago de Chile, durante unas vacaciones en 2016.

  

“He querido representar en cada pieza de joyería un aspecto de su vida. Mi intención en este trabajo es ahondar en la visión del “otro” el amigo, amiga, el amante, el visitante, el observador, el público, una visual peculiar que muestra la mirada del que observa”, dice la joyera chilena sobre este trabajo, a lo que añade: “cada pieza independiente tiene su propio relato, cuando intento representar un aspecto de su vida en realidad me represento a mí y así cualquiera que porte las joyas puede dar su propia interpretación y significado personal. Ese es el sentido”.

Y este trabajo de Ángela tuvo sus frutos, porque no solo fue seleccionada para el catálogo de Homi Fair Milano con Artistar Jewels, sino que también ganó el premio del Concurso Artistar en 2016 y presentó sus piezas en Atenas en mayo de 2017, en la Semana de la Joyería, donde ganó el premio Alchimia, que la llevó a la escuela de joyería del mismo nombre en Florencia, para realizar un curso intensivo de Materiales Experimentales.

 

Loreto Fernández es otra de las orfebres que se inspiró en Violeta Parra, pero sus joyas se crearon mucho antes de la celebración de su natalicio. Con motivo de reconocer a destacadas mujeres chilenas, la tienda de diseño contemporáneo AJÍ, realizó una colección con orfebres de este país y que cada una representara a una destacada mujer. Loreto lo hizo con Violeta y con su obra “Contra la Guerra” de 1962, la que convirtió en un set de 4 aros de diferentes colores para que se puedan combinar entre sí. “Son como unos acompañantes misteriosos que van contigo a cada lado, que van contigo por la vida”, comenta la joyera sobre la intención de no crear pares iguales de estos aros.

A raíz de su popularidad y del natalicio 100 de Violeta Parra, muchas personas comenzaron a contactar a Loreto para pedirles no solo los aros, sino también broches y algunos collares, pero siempre sin pares iguales, “tú misma armas tu par”, asegura.

La colección llamada “Amorvioleta”, es realizada en dos versiones, una en cobre con lacas acrílicas y la otra de plata, participaron en “Manos que dan gracias a la vida”, concurso que organizado por el Consejo Nacional de Cultura y las Artes junto a la Fundación Violeta Parra y el museo Violeta Parra, donde se invitó a artesanos de la Región Metropolitana a participar de un reconocimiento local cuyo espíritu sea rendir homenaje a Violeta Parra. Loreto quedó entre los 15 seleccionados.

Loreto se dedica a la joyería hace 10 años. Licenciada en Artes de profesión, esta joyera chilena se dedica a ser grabadora, trabajando mayoritariamente sobre metal y fotografía, “pero el tiempo me llevó a la joyería”, confirma. “Comencé con unos libros de Carles Codina y comencé a hacer experimentos; mucho ensayo y error. Al año que estaba trabajando en esto, en 2009, Carles viene a dar un curso y cuando me di cuenta que era el autor del libro, me inscribí. Me sirvió mucho para ver cómo funcionaba el resto de los joyeros que estaban ahí, aparte de aprender del profesor, aprendí de las técnicas de todos los que estaban ahí”, comenta Loreto, quien después se comienza a tomar cursos y workshops de perfeccionamiento, trabajando incluso con Jorge Castañón.

 

Si bien son muchos los orfebres inspirados en Violeta Parra, Loreto Fernández y Ángela Malhües son solo dos ejemplos de ellos, quienes sin duda supieron hacer un homenaje bien trabajado a la múltiple artista chilena, quien en 2017 cumplió un siglo desde su nacimiento.

LA PRESENCIA DE VIOLETA PARRA

El 2017 no solo se recordó el centenario del natalicio de Violeta Parra, sino también el cumplimiento de los 50 años de su muerte, la que ocurrió en 5 de febrero de 1967. Aún así, no importa cuántos años lleve fallecida, la impronta que dejó esta artista en Chile y el mundo es muy palpable.

 

Cantautora, escultora, pintora, ceramista y bordadora; fueron las cualidades artísticas más conocidas de Violeta Parra, quien es considerada una de las folcloristas más importantes de Latinoamérica. Y lo lleva en la sangre, pues es hija de un músico y tuvo 7 hermanos todos ligados a lo artístico, entre músicos y poetas.

Quien fuese la primera chilena en exponer en el museo de Louvre, en defender el canto popular chileno y en llevar en alto el folclor del país, Violeta Parra sigue viva a través de su trascendental obra, siendo algunas de ellas posibles de visitar en el museo Violeta Parra en Santiago de Chile, inaugurado en octubre de 2015.

 


Anúnciate con nosotros
Conoce nuestros joyeros
¿Quieres aprender joyería?

Otros contenidos similares